CÓMO VENCER LA ANSIEDAD EN ÉPOCA DE EXÁMENES

Publicado en por Heylis Thompson psicopedagoga

5794_2008041006_tmb1.jpg

Los exámenes provocan situaciones de ansiedad y estrés en los estudiantes, ya que en poco tiempo han de poner a prueba todo su trabajo y esfuerzo. Un exceso de esta ansiedad puede provocar una merma en el rendimiento del estudiante.

 

 

1. Cómo preparar un examen

 

Tensión. Los exámenes pueden llegar a crear estados de ansiedad.


La mejor manera de afrontar un examen es haberlo preparado estudiando día a día para asimilar bien los conceptos. De esta manera, los días previos los utilizaremos simplemente para repasar las materias.


Si sólo se estudia los días anteriores al examen y especialmente de una manera intensiva el día o la noche anterior, se produce un exceso de información en un corto periodo de tiempo, esta información no se estructura adecuadamente en el cerebro y es muy posible que en el momento del examen se produzcan lapsus o lagunas, confusiones y errores ya que los conceptos no se han asimilado con claridad.


En muchos casos, aunque el alumno ha estudiado habitualmente y ha asimilado correctamente los contenidos, existe la tendencia a estudiar de una manera intensiva la noche anterior, esto suele ser contraproducente, ya que se produce una fatiga física y mental que será un importante hándicap a la hora de realizar el examen.


Hay otros aspectos que también influyen para ir bien preparado a un examen:


- Es necesario dormir un número suficiente de horas para llegar descansado a la prueba.
- Deberemos hacer pausas con regularidad durante el tiempo de estudio (por ejemplo, descansar cinco o diez minutos cada una o dos horas de estudio).


2. Los momentos previos al examen

 

Si hemos preparado la prueba de una manera correcta no tenemos nada que temer. Tener una actitud positiva y de confianza en uno mismo es la mejor manera de afrontar un examen.


No obstante, es inevitable que en los momentos previos surjan los nervios y una cierta ansiedad o estrés. Por ello, lo mejor es acudir con tiempo suficiente -no excesivo- al centro donde nos vamos a examinar y no hablar del examen con los compañeros ni hacernos preguntas al respecto. Lo mejor es intentar evadirnos hasta que comience la prueba.

 

3. Cómo afrontar la realización del examen

Cuando nos enfrentamos a un examen lo primero que debemos hacer es leer pormenorizadamente las preguntas, y una vez que las hemos comprendido y sabemos qué es exactamente lo que nos piden, distribuir el tiempo que nos conceden entre las distintas preguntas, problemas o partes de que consta la prueba.


Lo mejor es empezar siempre por los temas que más dominamos y concedernos unos minutos al final para hacer un repaso general de todo lo que hemos realizado. Para realizar estas tareas correctamente debemos hacerlas sin nervios ni precipitación.

 

4. Influencia de la ansiedad en los exámenes

 

Hasta ahora hemos analizado la manera de preparar y afrontar un examen, pero todo esto se puede ver influenciado negativamente si el estudiante desarrolla un proceso de ansiedad muy superior al que podemos considerar normal.


Existe una ansiedad normal ante cualquier situación importante de la vida. Este sentimiento no es negativo, ya que denota una cierta responsabilidad y además tener cierta tensión es beneficioso para afrontar una prueba, un exceso de relajación nos puede jugar malas pasadas. El problema aparece cuando este sentimiento de ansiedad es excesivo. Existen varios factores que nos indican cuando este nivel de ansiedad nos está influyendo negativamente:


- En el ámbito físico, se producen alteraciones del sueño, dolores de cabeza, pérdida del apetito y en ocasiones incluso nauseas y vómitos.


- El estudiante es incapaz de centrarse en el estudio debido al malestar general que experimenta.

- El estudiante se infravalora y toma una actitud negativa ante el examen.


En este caso se produce una merma en el rendimiento. Podemos decir que entre la ansiedad y la memorización existe una relación inversa. La ansiedad ejerce un efecto de interferencia que influye tanto en la capacidad de adquirir información (nos cuesta más asimilar lo que estudiamos), como en la de retener y desarrollar esa información a la hora de hacer el examen.

 

4.1. Causas de la ansiedad

Existen varios tipos de factores que favorecen la existencia de un estado de estrés y ansiedad ante un examen:


- Factores sociales: Exceso de competitividad en el contexto educativo.


- Factores individuales: Un bajo nivel de autoestima , un historial de fracasos como estudiante o también una personalidad excesivamente perfeccionista.


- Factores familiares: Unos padres excesivamente rígidos o que exijan a su hijo un rendimiento por encima de sus posibilidades.

 

4.2. Cómo superar la ansiedad ante los exámenes

Cuando afrontamos un examen hay dos aspectos que entran en juego, el primero es la preparación técnica o académica. Si estudiamos de una forma adecuada, siguiendo buenas técnicas de estudio, esto nos dará la confianza necesaria para ayudarnos a vencer la angustia y ansiedad ante un examen.

 

El segundo aspecto es la preparación psicológica. Es necesario acabar con la angustia que nos bloquea y que nos impide rendir y estudiar con fluidez. La clave está en controlar los pensamientos que producen la ansiedad, pensamientos negativos sobre las propias posibilidades de conseguir un resultado satisfactorio en el examen. Para luchar contra esto hay varias prácticas que nos pueden resultar muy útiles tales como:

 

Saber cuáles son estos pensamientos negativos y observar que no son ciertos y que no nos van a facilitar las metas que nos proponemos.

Crear pensamientos positivos que sirvan como estímulo.

Realizar técnicas de relajación, en los momentos de ansiedad podemos hacer ejercicios de respiración, haciendo que esta sea lenta y profunda.

Etiquetado en Tips para Crecer

Comentar este post